Madrid

Hasta la lesión de Carvajal, a mí me pareció que se estaba imponiendo claramente. Si bien es cierto que, en 1-2 acciones, Carvajal le exigió pisar línea de fondo y no le dejó entrar por el pico del área. Ahí se nota que Carvajal llegó con la lección bien aprendida y que el dominio del africano, en realidad, no era más allá que un tema físico. Mané es un portento.
Yo quiero destacar como ante esa presión esperada del Liverpool y la no presencia de Casemiro, Toni Kroos dio un paso al frente y se fue entre centrales a sacar el balón con seguridad. La verdad es que proponerse presionar a un equipo con Kroos, Modric, Ramos y Marcelo debe ser bastante frustrante.
Muy de acuerdo con el tema de que el Madrid estaba ya tocando más y acomodándose a la presión del Liverpool cuando ocurrió la lesión de Salah.
También tuve la impresión de que SR, Varane y Benzema, junto con el saber estar en la posición adecuada para defender de Modric fueron las cosas que permitieron dar la vuelta primero y poner a su favor después un partido que no lo estaba para nada.
Es que Toni Kroos es otro jugador de verdad ultradominante. No es fácil que confluyan técnica, temple y percepción del juego a un nivel tan alto. El alemán es uno de los grandes fichajes del Real Madrid en muchos años.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
En cuanto al tema Mané, es que hablamos de un jugador al que Klopp ha tenido que focalizar a un tipo de movimiento muy concreto por la presencia de Firmino y Salah, pero su repertorio de jugadas es bastante más amplio de lo que se percibe en un principio.
Es cierto. Es cierto que el bajón del Liverpool tras la lesión de Salah también se explica por el golpe moral que supone su ausencia. A fin de cuentas, se trata de una final y estas cosas pesan muchísimo. Más con la experiencia del resto del equipo en este tipo de contextos.

Pero también encierra un punto táctico, que no debe dejarse a un lado. Zidane apostó de inicio por controlar bien los costados, y por ello vimos a Cristiano (izquierda) e Isco (derecha) muy abiertos de inicio. Muy coherente ante el juego de su rival. Pero tras la salida del egipcio, una vez el Liverpool perdió influencia para presionar (y atacar) por fuera, coincide exactamente cuando el Real Madrid le gana 20-25 metros de golpe. Isco y Cristiano ganan mucha presencia por dentro, los laterales suben muchísimos metros y las caídas de Benzema por izquierda cambian, literalmente, el contexto sobre el que se estaba jugando. En mi opinión no se explica una cosa sin la otra.
En mi opinión la lesión de Salah está alterando un poco la valoración real de lo que estaba siendo el partido. Es evidente que se trató de un hecho decisivo y que dejó al Liverpool tocadísimo durante muchos minutos (es lógico), pero también lo es que por la trascendencia del hecho se está sublimando en exceso los minutos previos a su lesión.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Tal y como yo lo veo hasta la baja de Salah lo que teníamos era un partido donde el Liverpool era muy intenso arriba en la presión pero a su vez tremendamente fragil atrás. Después de la lesión de Salah desapareció su presión pero mantuvo su fragilidad defensiva.

Creo francamente que la diferencia de nivel entre ambos equipo en el partido fue abrumadora. No había color entre uno y otro.