Dzeko

La Roma es un semifinalista atípico. No únicamente por su escaso peso reciente en la competición, por lo sorprendente de su pase frente al FC Barcelona, o por el nivel de juego mostrado por los de Di Francesco a lo largo de la presente temporada, sino porque más allá de todo esto, la propuesta y competitividad en las que se han basado los italianos para llegar a semifinales, difiere de alguno de los aspectos que más han caracterizado a los últimos dominadores de la competición. En el torneoque siempre tiene una sonrisa para quien más y mejor es capaz de controlar la situación, de tomar el guión entre las manos y de hacerlo valer en favor de la estabilidad, la aventura de los romanistas se ha escrito en los dos fondos del terreno de juego. En las dos áreas. Alisson en un extremo del campo y Edin Dzeko en el otro, el alfa y el omega de la Roma, han representado la capacidad de golpear sobre el marcador incluso cuando los demás han logrado llegar el mismo lugar a través del juego. Son quienes, desde la inferioridad, fortalecen el destino. Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Así, si en la mochila del guardameta brasileño están las intervenciones decisivas evitando goles rivales, luciendo reflejos y velocidad sobre la línea para salvar de la pólvora a las redes giallorossi, Dzeko es el faro que guía desde la lejanía. Sin sus tres goles producidos ante el Chelsea en la fase de grupos, los dos que fabricó contra el Shakhtar en octavos o los tres que contaron con su decisiva participación para eliminar al Barça, hoy Klopp y los suyos tendrían a otro adversario en frente. Se trata de un consumado rematador en área pequeña, un ariete que domina el arte de la finalización como los nueves de antaño y que en cada encuentro libra su batalla particular ante los centrales contrarios. Definidor con ambas piernas y poderosísimo en el juego aéreo, su estrecha relación con el gol cuando la Roma se adentra en los últimos metros viene siendo el gran aval ofensivo de su equipo para aferrarse a la Copa de Europa. Surtido desde las bandas, especialmente desde un carril izquierdo en el que la electricidad de Perotti y las internadas de Kolarov aprovechando los apoyos interiores del argentino sirven como plataforma de lanzamiento para un insistente surtido de centros laterales en busca de su cabeza.Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
El descrito en los dos párrafos anteriores, sin embargo, es el Dzeko que la Champions League ya conocía. Uno que ya es sólo la mitad del bosnio, pues el delantero centro que en Alemania o en Inglaterra siempre tuvo una zona oscura en su juego, desde hace unos meses ha sabido dar luz a sus equipos a partir de aportaciones que no parecían formar parte de su paleta de colores. El principal inconveniente de Edin en el máximo nivel era su escasa autosuficiencia y limitada participación en todo aquello previo al remate.
Una condición, propia de los puntas clásicos pero extraña en el tiempo que le tocó vivir, que demasiado a menudo dejaba a los suyos sin un auxilio que tanto el conjunto como su propio fútbol necesitaban.